pensando (todavía) en el propósito de la vida

Y el sentido de pertenencia.

Entonces, como decía en la otra publicación, tuve esta gran experiencia mientras viajaba a la India. Sinceramente, creo en viajar como una forma de conocerte a ti mismo. Pero viajar de una manera simple, quiero decir. Ponerse en contacto con la gente local, explorar lugares no turísticos … Esto puede hacer que te des cuenta de cuán felices son las cosas simples de la vida …

Viajar puede ser una metáfora de la vida misma. Hacer la vida más simple puede ayudarnos a conectarnos con nosotros mismos, a ver las cosas desde otra perspectiva. Por lo tanto, priorizamos lo que es realmente importante en la vida.

Vivir en el extranjero es otra forma de simplificar la vida, pero es mucho más difícil que viajar. Lo veo como una meditación cotidiana. Al estar alejada de su «zona de comodidad», tienes que aprender desde el principio cómo absorber y entender a una cultura diferente, una forma diferente de pensar y diferentes formas de relacionarte sobre todo.

Después de 15 años viviendo fuera, «sentirme en casa» tiene más que ver con atmósferas, entornos y paisajes, que con idioma, banderas y historia.

Es como si no perteneciera a ninguna parte, pertenezco a todas partes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *